Cómo cuidar a tu bebé.
Cómo darles la medicina a los niños
El desarrollo físico de los adolescentes.
Consejos para la dulce espera.
Nuevas reacciones alérgicas, consejos, tratamientos.
Hacia una medicina más humana...
Las cirugías de siglo 21...
Disponemos de una gama integral de servicios de cirugías.
La más alta calidad de atención...
Para observar el interior del cuerpo.
Estudia las función normales y desordenes de las glándulas...
Se ocupa de las enfermedades del aparato digestivo...
Actividad física y estilo de vida.
Accidentes, lesiones, seguros de vida...
La neurología es la especialidad de la medicina...
Tratamiento para enfermedades de la visión...
Consejos para padres.
Consejos para mantener una buena salud mental.
Notas sobre intoxicaciones...
El estudio de fracturas y lesiones...
Es el estudio de la vida sexual humana.
Esquemas de vacunas y...
Otros temas médicos
Cuidar nuestra salud bucal.
Estudio de la conducta humana.
Estudio de las distintas etapas del aprendizaje.
El creciente interés por recetas sanas.
Busca el desarrollo adecuado de las funciones...
Busca adaptar el puesto de trabajo al hombre...
Ecología, sustentabilidad...
Es un proceso a lo largo de la vida.
El arte que nos permite soñar despiertos.
Incluye los valores, ideas, actitudes, símbolos.

Artículo

19-04-2011

Los terrores nocturnos

Los terrores nocturnos
Empiezan, por lo general, en la edad preescolar; el niño se despierta en la fase 4 del sueño (no-REM), por lo general al inicio del ciclo de sueño.

El niño está confuso y desorientado, muestra signos de intensa actividad vegetativa (respiración trabajosa, pupilas dilatadas, sudoración, taquipnea y taquicardia), puede quejarse de fenómenos visuales peculiares y parece asustado.

Puede presentarse un período de sonambulismo, durante el cual el niño puede correr el riesgo de lesionarse.
Pueden pasar varios minutos antes de que el niño parezca estar orientado. Por lo general, el niño no puede recordar el contenido del sueño que provocó el terror nocturno.

Los terrores nocturnos a menudo desaparecen espontáneamente y pueden guardar relación con un conflicto específico del desarrollo o con un acontecimiento traumático desencadenante.

La incidencia en niños oscila entre un 2 % y un 5 % y es más común en niños que en niñas. Existe un patrón familiar en el desarrollo de terrores nocturnos, y las enfermedades febriles pueden ser un factor predisponente.

Poco es lo que se puede hacer para ayudar al niño durante un terror nocturno. Se debe simplemente esperar a que cese y recordar que no ha sido causado por las tensiones y que no tendrá efectos traumáticos ni duraderos para el niño.

Tranquilizar al niño. Hay que abrazar al niño, calmarle y pasarle una toalla refrescante por la cara.
Esto hará que los padres tranquilicen al niño mientras pierde su mirada vidriosa y empieza a volver a la realidad, preguntándose qué pasa.

Regular los horarios de sueño. Para ayudar al niño a desarrollar un patrón de sueño más maduro, asegúrese de que tiene un horario regular de sueño y que descansa lo suficiente.
Consultar a un profesional. A pesar de que los terrores nocturnos no son en general significativos existe sin embargo la posibilidad de que sean síntomas de alteraciones neurológicas.
Para verificar este extremo al mismo tiempo que las pesadillas muy molestas, habrá que comentarlo con el médico.





http://www.saludsiglo21.com.ar
CONSIDERACIONES LEGALES