Cómo cuidar a tu bebé.
Cómo darles la medicina a los niños
El desarrollo físico de los adolescentes.
Consejos para la dulce espera.
Nuevas reacciones alérgicas, consejos, tratamientos.
Hacia una medicina más humana...
Las cirugías de siglo 21...
Disponemos de una gama integral de servicios de cirugías.
La más alta calidad de atención...
Para observar el interior del cuerpo.
Estudia las función normales y desordenes de las glándulas...
Se ocupa de las enfermedades del aparato digestivo...
Actividad física y estilo de vida.
Accidentes, lesiones, seguros de vida...
La neurología es la especialidad de la medicina...
Tratamiento para enfermedades de la visión...
Consejos para padres.
Consejos para mantener una buena salud mental.
Notas sobre intoxicaciones...
El estudio de fracturas y lesiones...
Es el estudio de la vida sexual humana.
Esquemas de vacunas y...
Otros temas médicos
Cuidar nuestra salud bucal.
Estudio de la conducta humana.
Estudio de las distintas etapas del aprendizaje.
El creciente interés por recetas sanas.
Busca el desarrollo adecuado de las funciones...
Busca adaptar el puesto de trabajo al hombre...
Ecología, sustentabilidad...
Es un proceso a lo largo de la vida.
El arte que nos permite soñar despiertos.
Incluye los valores, ideas, actitudes, símbolos.

Artículo

20-04-2011

Las pesadillas

Las pesadillas
Las pesadillas, al contrario que los terrores nocturnos, pueden ser aterradoras para el niño y también para los padres y son, con frecuencia, el resultado de sentimientos de inseguridad, ansiedades, miedos o preocupaciones.



Son reacciones de miedo comunes y normales a los sueños desagradables que se inician normalmente a los tres años de edad, teniendo su punto máximo a las edades de cuatro y seis años.

Alrededor de los diez años, la frecuencia de estos sueños desagradables se incrementa otra vez, para remitir más tarde.

Las pesadillas difieren de los terrores nocturnos en que mientras que el niño transpira, grita y respira agitadamente al experimentar una pesadilla puede ser despertado rápidamente y se acordará del sueño o de partes del sueño

Los sueños pueden estar inducidos por enfermedades y por el dolor, sobreexcitación, miedo y ansiedad, programas violentos de televisión o por amenazas enfermizas por parte de los padres.

Aunque el niño puede no ser capaz de indicar exactamente qué le está afectando, pueden sacarse algunas claves a partir de su comportamiento y conversando con él.

Cualquiera que sea la causa, los niños inseguros, preocupados o con ansiedad tienen más probabilidades de tener pesadillas.

Normalmente, lo máximo que los padres pueden hacer por un niño que sufre pesadillas es despertarle, tranquilizarle y darle seguridad, decirle que todo va bien, que no ocurre nada.

Acariciarle y mecerle, pero no dar demasiada importancia a la pesadilla, puesto que de otro modo podría aprender a utilizarla como mecanismo para atraer la atención. No es importante, en este momento, comentar el contenido del sueño.

Evitar la excitación excesiva. Todos los niños deben tener un periodo de calma y relajación antes de acostarse, y por ello es preferible no permitirles que vean programas de televisión violentos o de terror, no contarles historias de miedo ni permitir que realicen actividades físicas violentas.

A pesar de que no ha sido comprobado científicamente que haya relación entre la televisión v las pesadillas, las experiencias de muchos padres sugieren que es de gran ayuda limitar la televisión.

Comentar problemas, miedos y acontecimientos susceptibles de causar tensión. Utilice la conversación y los sueños como datos de cualquier problema que esté experimentando el niño.

Háblele durante el día de sus pesadillas, e intente aliviar sus miedos e inquietudes.

También hay que ser previsor y preparar al niño con antelación para acontecimientos que sean susceptibles de causarle tensión, tales como la vuelta a la escuela después de las vacaciones o el salir de viaje.

Los miedos en los niños son a menudo causados por la falta de información.





http://www.saludsiglo21.com.ar
CONSIDERACIONES LEGALES