Cómo cuidar a tu bebé.
Cómo darles la medicina a los niños
El desarrollo físico de los adolescentes.
Consejos para la dulce espera.
Nuevas reacciones alérgicas, consejos, tratamientos.
Hacia una medicina más humana...
Las cirugías de siglo 21...
Disponemos de una gama integral de servicios de cirugías.
La más alta calidad de atención...
Para observar el interior del cuerpo.
Estudia las función normales y desordenes de las glándulas...
Se ocupa de las enfermedades del aparato digestivo...
Actividad física y estilo de vida.
Accidentes, lesiones, seguros de vida...
La neurología es la especialidad de la medicina...
Tratamiento para enfermedades de la visión...
Consejos para padres.
Consejos para mantener una buena salud mental.
Notas sobre intoxicaciones...
El estudio de fracturas y lesiones...
Es el estudio de la vida sexual humana.
Esquemas de vacunas y...
Otros temas médicos
Cuidar nuestra salud bucal.
Estudio de la conducta humana.
Estudio de las distintas etapas del aprendizaje.
El creciente interés por recetas sanas.
Busca el desarrollo adecuado de las funciones...
Busca adaptar el puesto de trabajo al hombre...
Ecología, sustentabilidad...
Es un proceso a lo largo de la vida.
El arte que nos permite soñar despiertos.
Incluye los valores, ideas, actitudes, símbolos.

Artículo

01-05-2012

La Esquizofrenia y el Trastorno Bipolar Infantojuvenil

La Esquizofrenia y el Trastorno Bipolar Infantojuvenil

La esquizofrenia y el trastorno bipolar son enfermedades psiquiátricas graves que pueden ocurrir en la población infantojuvenil.
Es esencial diagnosticarlas tempranamente para mejorar el pronóstico del niño/adolescente, así como la calidad de vida del niño/adolescente y su familia.
Al conocer que son enfermedades que muchas veces se transmiten genéticamente, es fundamental evaluar a los hijos de todo padre y/o madre que haya/n sido diagnosticado/s con trastorno bipolar o esquizofrenia.

¿A cuáles niños y adolescentes consideramos “vulnerables”?

Consideramos “vulnerables” a aquellos niños que:
1) Tienen padres, abuelos u otros familiares cercanos con enfermedad bipolar o esquizofrenia, o con antecedentes de alcoholismo o abuso de sustancias (por ej: marihuana, cocaína)
2) Tienen ciertas características singulares de temperamento y/o presentan conducta llamativamente atípica tanto “en más” como “en menos” (extrovertidos/introvertidos)

¿Por qué es importante detectar tempranamente estos trastornos?

Es de fundamental importancia detectar precozmente los casos de niños y adolescentes con trastorno bipolar o esquizofrenia ya que el tratamiento temprano permite:
1) atenuar el curso progresivo de la enfermedad (disminuyendo el impacto cognitivo, social, académico y familiar que suelen tener estas enfermedades),
2) mejorar la calidad de vida del niño/adolescente y la de su familia, a través de intervenciones específicas con el niño/adolescente, e intervenciones con la familia que favorezcan la toma de conciencia en relación a la enfermedad  y la  adherencia al tratamiento,
3) disminuir el riesgo de abuso de sustancias, promiscuidad sexual (y por consiguiente: enfermedades de trasmisión sexual y embarazo adolescente), accidentes de tránsito, internaciones psiquiátricas y recaídas, deserción escolar.


¿Qué conocemos de los inicios de estos trastornos?
Sabemos que son enfermedades con importante transmisión genética: si existe un padre con trastorno bipolar, el riesgo de que un hijo también lo padezca es del 25%, si un familiar de primer grado tiene esquizofrenia el riesgo es del 50 % para el niño/adolescente.
Al ser enfermedades altamente heredables, es fundamental evaluar a los hijos de todo padre y/o madre que haya/n sido diagnosticado/s con trastorno bipolar o esquizofrenia.
Asimismo, como son enfermedades del cerebro que en realidad “empiezan” antes de que se detecten clínicamente y son progresivas, es esencial realizar un diagnóstico oportuno y un tratamiento precoz para disminuir su impacto nocivo en el desarrollo del niño/adolescente.
Con respecto al trastorno bipolar, existe un fenómeno de “anticipación genética” que implica que las generaciones subsiguientes de familiares con bipolaridad presentan un inicio más temprano del cuadro en comparación con las generaciones anteriores (por ejemplo, si un abuelo presentó un inicio a los 30 años, el padre puede presentarlo a los 20 años, y el hijo a los 10 años).

¿Cuáles son los síntomas tempranos del trastorno bipolar y de la esquizofrenia en niños y adolescentes?
Se debe sospechar trastorno bipolar en todo niño o adolescente que:
1) presente “excitabilidad”, con berrinches prolongados e intensos, hiperactividad, impulsividad, irritabilidad, cambios repentinos del humor, explosiones de ira, grandiosidad, sexualidad exacerbada, cambios en los ciclos de sueño, momentos de retraimiento, tristeza y angustia, hipoactividad, anhedonia (incapacidad de sentir placer en actividades que previamente le resultaban placenteras), abulia (falta de voluntad)
2) tenga  antecedentes familiares de trastornos del estado de ánimo (trastorno bipolar, depresión) y/o alcoholismo/abuso de sustancias
Por otro lado, se debe sospechar esquizofrenia en todo niño/adolescente que presente dificultad para hacerse amigos, baja expresividad facial, signos neurológicos “blandos” como dificultades motoras o movimientos involuntarios, que rehúya el contacto social y privilegie el aislamiento, que no evidencie interés por actividades placenteras, que impresione con indiferencia emocional, falta de proyectos, conducta atípica, ideas extravagantes, pensamientos acerca de fenómenos místicos, sensación de ser observado, cambio de hábitos en el aseo personal, sensación de sentirse extraño, miedo.

¿En qué consiste la evaluación de los niños y adolescentes en riesgo de presentar trastorno bipolar o esquizofrenia?
Se realizará una primera entrevista con los padres del niño o adolescente a fin de recabar datos de antecedentes perinatológicos, heredofamiliares, médicos y de la historia evolutiva.
Luego se realizará una entrevista libre con el niño o adolescente para hacer un diagnóstico situacional y para explicarle los objetivos de las evaluaciones que se le tomarán.
A continuación se realizarán entrevistas semiestructuradas que incluyen  un instrumento de diagnóstico llamado Kiddie-SADS. Esto se complementa con cuestionarios completados por parte de los padres (CBCL, escala de humor infantil, escala de manía infantil) y del niño/adolescente (CDI, Beck) y  otros cuestionarios tales como PRIME, SIP-SOPS, PANSS (según se sospeche trastorno bipolar o esquizofrenia).
Por último, se realizará una evaluación neurocognitiva, para conocer aspectos de funcionamiento cognitivo y perfil de aprendizaje del niño/adolescente.

El diagnóstico longitudinal en el tiempo
Los cuadros psicopatológicos en la niñez y adolescencia requieren de la observación longitudinal en el tiempo, ya que muchas veces la evolución y el curso del cuadro son variables que tienen injerencia en el diagnóstico.
Los indicios de inicio de enfermedad deben ser evaluados y reconocidos para poder implementar oportunamente las estrategias psicoterapéuticas, psicoeducativas  y  psicofarmacológicas adecuadas.
Es necesario realizar un seguimiento cercano de todo niño o adolescente en quien se sospeche un trastorno bipolar o esquizofrenia, ya que posiblemente requiera  de monitoreo a largo plazo.
Lo ideal es que se establezca un plan de tratamiento interdisciplinario, ajustado al perfil singular de cada niño/adolescente y su familia.



http://www.saludsiglo21.com.ar/articulos.php?cat=28
CONSIDERACIONES LEGALES